viernes, 18 de marzo de 2011

Manual para descubrir un taxi libre

Me siento tan idiota cuando voy a buscar un taxi.

Paso un rato haciendo señas con las manos, esforzando la vista, tratándo de divisar a lo lejos, cual vigía de un barco pirata, el rectángulo de 20x10 cms. que dice "LIBRE".

El primer problema que se le presenta al buscador de taxis es ubicar la posición del indicador de libre dentro del parabrisas delantero del vehiculo, pues puede estar ubicado a la derecha, a izquierda o en el centro del taxi . Para añadir más emoción tambien la coordenada Y, es variable pues a veces el indicador está en la parte superior y otras veces en la parte inferior del parabrisas.

El segundo problema es determinar si un taxi - que generalmente se desplaza a una velocidad vertiginosa - está libre o no.

Aquí hay diversidad de criterios o estándares y parece ser que el gremio de taxistas es magnánimo, pues son tan buenos los criterios que cada uno elige o desarrolla uno propio.

El trabajo del buscador, se torna infinitamente más interesante y complejo.

Es vox populi - pero quizás es una leyenda urbana - que cuando tiene el indicador levantado el taxi está libre.

A veces está libre cuando tiene la luz roja del indicador encendida, pero esto dependerá de las condiciones meteorológicas, o de halla caido la noche o que directamente el nivel lumínico sea bajo (es decir está oscurito) .

Otros supongo que bajarán el indicador en función de su carta astral, o de métodos no tan esotéricos, como si su equipo favorito a ganado, o si su perro ha ladrado dos veces al despertarse, etc.

Está de mas indicar que ningún pais en el mundo tiene una riqueza tan grande de criterios como el taxi Montevideano.


En fin para el buscador es toda una apuesta,  que al aproximarse el vehiculo se dilucida, para encontrase la mayoría de las veces que la realidad sobrepasa todos nuestros cálculos, y descubrir que el taxi lleva una persona dentro, dejándondos con una sensación de absoluta idiotez.

Pero a no desesperar, hay que intentarlo otra vez y templar la paciencia , que es una de las virtudes del buscador.

4 comentarios:

Towie dijo...

Algo que resulta muy molesto a la hora de buscar taxi libre es que como usuario no podés elegir a que coche subirte. Si vas a una parada y "en la punta" hay un Fiat 1 en el que sabés que vas a viajar incómodo y atrás un Mercedes Benz que ofrece mayor comodidad, como consumidor no podés elegir y tenés que subirte el Fiat. No hablar de los líos que se arman en la calle cuando te para un taxi que "recién dobló" y te tenés que comer la puteada del taxista que viene atrás.

Oldboy dijo...

Yo también tenía malas costumbres como cambiar de acera según el lado de donde venía el taxi, lo cual además de ser bastante inútil - pues como decía antes la mayoria de las veces el taxi no estaba libre - terminaba siendo como una especie de emulación de aquella maquinita de la rana que cruzaba la calle (Frogger), con el subsecuente perjuicio para mí como peatón.

Rotwang dijo...

tenes que sumar a la confusión que en 2011 algun funcionario brillante decidió hacer los pegotines que certifican que el taxi pago no se que impuesto, y que van pegados en el cristal delantero, rojos y de las mismas dimensiones que el cartelito de Libre.

Oldboy dijo...

mmm muy interesante, ...podríamos parafrasear la ingenieria de procesos y acuñar el término "proceso de confusión continua" en relación a los taxis.

Publicar un comentario en la entrada