lunes, 7 de marzo de 2011

Sobre las reinserción social de un ex-uruguayo y el cine de Romero

Es curioso como con la perspectiva que brinda el tiempo las cosas van recuperando una cierta calma. Le tendré que dar la razón a Javier que decía que con el tiempo te vas acostumbrando.

De todas maneras éste es el punto que me molestaba más al principio, dar el brazo a torcer y reconocer que sería "trasformado", que mi visión de las cosas se irían modelando con el tiempo.

En esos momentos me venía mucho a la mente la película de George Romero - que hace como diez años me había mostrado Gonzalo con tanto fervor - y en la que un grupo de personas sobrevivía en un centro comercial mientras el resto del mundo se había convertido en zombies devoradores de cerebros.

Lo interesante del asunto es que en ése mundo, lo "normal" era ser un zombie, y que sólo era cuestión de tiempo convertirse en uno de ellos.

Yo me siento como uno de los que luchan en el centro comercial ...


Nota: Como decía Faraone, "no todos los uruguayos somos zombies", ésto es más como la sensación de que "el infierno son los otros".

2 comentarios:

Rotwang dijo...

no hay por que ser tan dramatico. la palabra "acostumbrarse" la elegi con un poco de cuidado (notar que no dije "adaptarse"), y no implica "transformarse" por ejemplo.
todavia me gusta pensar que despues de tres años todavia no me adapté. por ejemplo, cambié la mesada de mi cocina y el marmolero decidió hacer una de sus partes 7cm mas angosta de lo que le pedí, aparentemente porque era lo mismo y el no tenia suficiente granito para hacerla del ancho solicitado (que ademas no era arbitrario). llegué a mi casa y me la encontré prolijamente amurada en su lugar, muy orgullosa de su angostura. me llevó dos semanas, pero logré que, con cara de mirá el favor que te hago, el señor marmolero desamurara su error. estoy orgulloso.

Oldboy dijo...

Bueno, es cierto que "acostumbrarse" es la palabra mas adecuada, aunque durante las primeras semanas de mudanza se siente mas a "transformación", ya después de un par de meses no es tan malo.

"Acostumbrarse" tiene mas que ver con el pasar tiempo y su labor naturalmente erosiva.

El hombre además creo que se "acostubra" a casi cualquier circunstancia.

También he de reconocer que "trasformarse" tiene más "carga dramática"; quizás ésta es una entrada con mas espíritu de drag queen atormentada de lo que pensé.

Tampoco no es menor que -para bien o para mal- uno en el extranjero es "diferente" (mas único) y a la vuelta eso ya no cuenta, aunque por dentro creo que uno termina siendo doblemente extranjero, o en "permanente fuera de juego" que es la frase que a mi me parece que resume mas la situación.

Pero aparte de ésto está el hecho de querer "trasformar" el ambiente local - como el marmolero -, cosa que creo que es una tarea muy complicada, y sobre todo en el área de servicios.

Yo creo que es una cuestion de "tolerancia" - y no estoy hablando de tolerancia a otras costumbres -, quiero decir que en tu caso el marmolero tenia una tolerancia de mas menos 7 centimetros (es decir aplica la ley local del mas o menos) y se queda tan pancho con que pese a todo - es decir la falta de material - ha terminado su trabajo.

En otros lugares son menos tolerantes.

Publicar un comentario en la entrada